trabajo de efectos especiales de cine
|

10 pasos para conseguir tu trabajo de efectos especiales en el cine

Conseguir una oportunidad en los efectos especiales del cine es difícil, pero no tanto como se cree. Las siguientes diez cosas te ayudarán mucho a conseguir el trabajo de tus sueños.

1) Entender la industria

Si quieres trabajar en efectos especiales, es importante no solo saber la diferencia entre un Stag (tramoyista) y un Director, sino saber cómo se dividen los efectos especiales en sí. Ya han pasado los días en los que Ray Harryhausen (Jason y los Argonautas) se encerraba en un cobertizo con un pequeño equipo de personas y hacía todos los efectos especiales él mismo.

Ahora, todo está repartido entre diferentes equipos y departamentos. Así que, si te interesa esculpir decorados y grandes monstruos, querrás trabajar como escultor de cine; si prefieres proyectos más pequeños y técnicos, será mejor que elijas la unidad de maquetas.

2) Ser realista

Trabajar en la industria creativa y, en particular, en la industria cinematográfica no es fácil. A menudo tendrás que enfrentarte a proyectos difíciles y a plazos exigentes, y habrá docenas de personas diferentes esperando a que termines para poder completar sus propios trabajos.

Tendrás que encontrar un equilibrio entre el tiempo que se te concede y la calidad de lo que produces; no puedes ser demasiado exigente con tu trabajo. Y no solamente eso, tienes que promocionarte: todos los artistas de efectos especiales son autónomos y tienes que buscar los trabajos que hay.

efectos especiales de cine
Foto tomada en Praga, República Checa

3) Estudiar arte

Tanto si eres autodidacta como si has ido a la Escuela de Arte, es fundamental que tengas un gran interés por el arte para trabajar en efectos especiales.

Si alguien te pide que esculpas una estatua de estilo romano a tamaño natural o un sarcófago egipcio, es muy valioso tener un punto de referencia en tu propia mente. Pero lo más importante es que hará que el trabajo sea más agradable.

Puede que estés hojeando un libro de arte durante el fin de semana y el lunes por la mañana te pidan que recrees una de las piezas que has estado admirando.

4) Dibujo

En la industria cinematográfica, todos los dibujos técnicos los hacen los dibujantes del Departamento de Arte. Entonces, ¿se trata de un mero relleno para alcanzar los «10» pasos mágicos?

No. Si quieres crear cualquier objeto en 3D, en particular la forma humana, es vital aprender a dibujar y seguir practicando. Los escultores suelen comparar la escultura con el dibujo de sus sujetos en arcilla desde varios ángulos. La clave de una buena escultura, al igual que el dibujo, es definir las líneas y las sombras.

5) Practicar

Esto es obvio, pero también es de vital importancia. Si practicas creando y esculpiendo cosas en tu tiempo libre, mejorarás. También es muy valioso recrear una experiencia de trabajo cinematográfica, así que limítate a las fotografías de referencia (en lugar de un modelo real) y ponte un plazo exigente para el trabajo.

Un poco más difícil, pero igual de valioso, es probar diferentes medios. Puede que seas un experto en la construcción de acero y la soldadura, pero a menos que te incorpores a la parte de ingeniería de los efectos especiales o al equipo de trabajo del metal, estas habilidades no sirven de nada.

Los materiales elegidos en las películas suelen ser arcilla de alfarero de baja calidad y poliestireno.

 trabajo-de-efectos-especiales-de-cine
Trabajo-de-efectos-especiales-de-cine

6) Accesibilidad

Casi todos los que trabajan en la industria del cine son autónomos, por lo que entienden que la única forma de conseguir trabajo es promocionarse.

Esto no significa que debas ir a casa de un posible empleador o crear extravagantes campañas de autocomercialización, sino que la mayoría de las personas del sector son accesibles.

Si llamas a un jefe de departamento y demuestras tu compromiso y tus ganas de aprender, a menudo aceptarán reunirse contigo durante 5 o 10 minutos para ver tu expediente.

7) Persistencia

Cuando finalmente conozcas al hombre o mujer que esperas que sea tu futuro jefe, no te detengas ahí. Tomarán nota de tus datos, pero puede que pasen 18 meses antes de que tengan un proyecto adecuado y te llamen.

Tienes que asegurarte de conocer al mayor número posible de futuros empleadores, y pararte a charlar con otras personas del departamento si te sientes lo suficientemente valiente. Intenta dejar una tarjeta o, mejor aún, copias de tus trabajos favoritos con tus datos de contacto (e idealmente la dirección de tu portafolio online si tienes uno).

A continuación, llámales para ponerte al día cada 6 meses más o menos: aunque no puedan ofrecerte un trabajo, es increíble la cantidad de información que obtendrás sobre diferentes oportunidades.

8) Cartera

Vital. En una palabra. Las reglas clave de un buen portafolio son sencillas:

Diversidad: muestre los distintos tipos de trabajo que ha realizado; puede estar orgulloso de la serie de 18 estatuas que ha hecho, pero no las muestre todas.

Puede que no creas que esa bola de nieve de poliestireno de 10 metros demuestra tu habilidad como escultor, pero sí tu versatilidad, así que ponla.

Honestidad:

Niño feliz mostrando mientras ve una película en el teatro
Niño feliz mostrando mientras ve una película en el teatro

Debería ser evidente, pero no lo es. Solo hay una cosa que hace que un jefe de obra se eche atrás más que ver una gran obra con alguien que afirma haberla creado él solo, y es ver una obra propia reclamada por otra persona. Créame, eso ocurre. Así que sea sincero. Si has hecho el pie izquierdo de un gigante, dilo y no seas ambiguo al respecto.

Conciso:

Aproveche su oportunidad sabiamente. Entre 10 y 12 fotos son suficientes para mostrar un abanico de tu trabajo y tus habilidades.

La mayoría de la gente tomará una decisión sobre tu trabajo en 2 o 3 ejemplos, así que pon tu mejor trabajo en primer lugar.

Presentación: trata de no tener trozos de papel que salgan de tu cartera apolillada. Invierte en un portafolio A4 fácil de transportar y utiliza carpetas de plástico. Si tienes conocimientos de Photoshop para mejorar la presentación de tu trabajo, utilízalos.

No sientas la necesidad de llevar un ejemplo de tu escultura: vas a mostrar tu trabajo a profesionales que están muy acostumbrados a evaluar el trabajo a través de fotografías.

Información:

Puede que hayas realizado una réplica a escala real del David de Miguel Ángel, pero si has tardado tres años no sirve para la industria cinematográfica.

Asegúrate de anotar la escala de cada ejemplo de tu trabajo, el material que has utilizado y el tiempo que te ha llevado. Estos sencillos datos son importantes para los jefes de proyecto y los apreciarán.

Portafolio online:

Si puedes, diseña un portafolio online y asegúrate de que los datos de contacto contengan la dirección. Lo ideal es intentar conseguir la dirección de correo electrónico del jefe de estudios para poder enviarle el enlace.

Cada vez que actualices el contenido del portafolio, será una buena excusa para ponerte en contacto con el HOD con otro enlace a tu trabajo.

9) Trabajo en red

El trabajo en red puede resultar un poco incómodo y vergonzoso a veces, pero es importante conocer los puestos de trabajo que hay.

Una vez que hayas trabajado en uno o dos puestos de trabajo, conseguirás los números de teléfono de algunos compañeros: asegúrate de llamarles. Pero ojo, si eres el primero en enterarte de la nueva película de James Bond y se lo cuentas a todo el mundo, te encontrarás con la cola para enseñar tu cartera.

Esto no significa que no debas compartir la información que puedas tener sobre los próximos trabajos, sino que debes tener en cuenta que todo el mundo está tratando de conseguir empleo. También es una buena idea estar atento a las páginas web de noticias de cine.

El montador de video monta videos en el escritorio. Estación de trabajo en casa.
El montador de video monta videos en el escritorio. Estación de trabajo en casa.

10) Ver películas

Una gran ventaja para esos momentos en los que no estás trabajando: puedes ver películas y alegar que es una investigación. Obviamente, es una gran sensación ver tu propio trabajo en la gran pantalla, pero también es estimulante ver el trabajo y los nombres de gente que conoces.

Después de uno o dos primeros trabajos, empezarás a sentirte parte del sector y a reconocer nombres y caras. Además, en el caso de los trabajos que no has conseguido, puedes ir a refunfuñar sobre cómo lo habrías hecho mejor.

Trabajar en la industria del cine no es para todo el mundo, pero si tienes ganas y desarrollas tus habilidades y conocimientos, es probable que tengas una oportunidad de demostrar lo que sabes hacer. Mucha suerte.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.